La gent

Sense la gent que va treballar, pescar o caçar a s'Albufera no la podríem entendre tal com és avui: un espai natural totalment modificat per l'acció humana, però del qual hem tingut la sort encara de preservar-ne una petita porció, però molt valuosa.

Volem des d'aquesta pàgina retre un homenatge a la gent "buferera" que ha sabut servar aquest llegat per a les noves generacions.

Pau Sopa (a la dreta amb la falcella) i Martí Vingut amb el falçó segant el canyet de la Síquia d'en Moix, totalment abolida.


Falcella, eina principal dels segadors de bagatge.

En Martí Vingut i en Pau Sopa, tornaren a obrir (finals dels 80) totalment la Síquia d'en Moix que feia molts d'anys que estava abolida i de la qual no se'n destriava cap indici. Només després de la seva tasca pogué passar el barquet de segar.


A les dues fotografies de dalt, en Martí Vingut sega amb la falcella dins el Canal de la Siurana.



A baix, l'amo en Joan Moranta, ajudat dels seus fills talla canyes al malecó del Torrent de Sant Miquel, dins s'Albufera. Fotografies del dia 7 de març de 1987.


Llorenç Serra Mariano, Lloret; L'amo en Llorenç

L’amo en Llorenç mereix menció apart. En primer lloc perquè va ser el millor amic que vaig tenir a s’Albufera i després perquè d’ell vaig aprendre molts dels secrets que amaga.

Quan el vaig conèixer, el gener del 86, ell era el garriguer de la part d’en Luna –Patrimoni, Colombars i Cibollar- , la que no s’havia venut encara i que l’any 88 compraria ICONA, i jo el garriguer de la part del Govern. Ell habitava a les cases de Ca Na Beatriu i jo a les de sa Roca.

A ca na Beatriu el vaig conèixer i allà vaig fer moltes hores escoltant la seva història de s’Albufera, mentre fumava. Perquè n’estava molt orgullós de la seva feina i molt gelós de la finca. I també n’estava molt content de saber que amb la compra del Govern es preservaria de la seva destrucció.

Darrere ell vaig fer moltes hores de camí per malecons, en barquet per síquies i canals i moltes vetllades i matinades esperant pescadors o caçadors. Vàrem treballar junts deu anys.

La seva imatge per dins el canyet, amb la carrabina a l’espatlla, cercant morenells en els siquions de ses Puntes, és la primera que vaig conèixer; darrera la seva figura jo anava parant esment a tot el que m’anava ensenyant. Aquestes dues fotografies amb la seva imatge per dins el canyet són del febrer de 1986, just poc temps després de conèixer-lo.

Són moltes les anècdotes i històries que podria contar dels anys que treballàrem junts, però no hi ha espai per a tant. En record una que ens passà pujant per la Síquia d’en Moix, des del Canal d’en Pujol, passada la Carretera d’En Marquet.  Era un dia fred d’hivern i començava a fosquejar i plovisquejava. Cercàvem morenells. De cop s’atura i fot un mal te toc pestes!, perquè algú havia llevat el tauló per travessar els siquions purgants o d’aigua bona que desaigüen dins la síquia mestre. No podíem seguir endavant i tornar enrere era una mala passada, arribaríem fosc i remulls i sa Roca quedava molt lluny.

De cop es treu el seu guinavet i amb moviments ràpids i precisos comença a tallar canyet; poc a poc va fent un feix i, no sé com, però ajunta les puntes, les embolica capgirant-les i ja té una garba feta i ben consistent; en fa una o dues més i les passa damunt el siquió; tot això fet en una exhalació. Aquelles garbes suraven i tenien consistència; amb esment poguérem travessar el siquió sobre aquella improvisada passarel·la, sense tocar l’aigua. No debades l’Amo en Llorenç havia acompanyat a son pare quan era segador de bagatge.


L'Amo en Sebastià

L’amo en Sebastià va ser el garriguer de s’Albufera els darrers quaranta anys, abans de que la finca es comprés pel Govern . Vivia a les cases de sa Roca. Era un home poc xerrador i tenia males puces, això ho sabien bé els caçadors i pescadors furtius de la comarca. Crec que havia vengut de ben jove de per devers Cas Concos.

Aquesta fotografia és de l’any 81 en un recompte d’aquàtiques del GOB . Gràcies a les gestions den Joan Mayol, ens dugué a ell i a mi per la Síquia de la Senyora fins als Colombars. Era la primera vegada que anava en barquet i que entrava dins llocs per mi desconeguts.

Poc podia imaginar jo aquell dia que un lustre després el succeiria en aquest ofici i en l’art de manejar el barquet.

També vaig tenir ocasió de conèixer-lo molt empipat quan ens trobava amb les xarxes japoneses parades a la Carrera del Torrent de Sant Miquel, en anellades clandestines del grup d’anellament del GOB.

 

Poc després de començar a treballar com a guarda forestal vaig sentir contar una història que em posà la pell de gallina i que no vaig saber si ho havia d’interpretar com un avís: un dels furtius que hi participà, me contà que al poc temps d’haver començat l’amo en Sebastià de garriguer de s’Albufera, un quants caçadors als que ja havia denunciat es posaren d’acord i l’esperaren al Camí des Forcadet. Li pegaren una bona pallissa i el deixaren tirat per dins el canyet –aquest furtiu me digué que quasi el donava per mort- . Pensaren que se n’aniria cap a Cas Concos i no tornaria més. S’erraren de cap a cap i tal vegada per aquell ensurt, es convertí en un garriguer temut i respectat per tothom. Això sí, als participants en la pallissa els passà comptes un per un al cap dels anys.


ELS "HUNGAROS" DE S'ALBUFERA

A Sa Pobla, la gent més major encara recorda el pas dels hungars per s'Albufera, i molt especialment a Paul, que es casà amb una poblera i es quedà a viure aquí.

Sempre he sentit contar la història dels hungars en les entrevistes als vells "buferers"; i jo imaginava una companyía vinguda d'aquell país a provar sort aquí, i no, no fou exactament així. Només varen ser tres els hungars, en Paul, la seva germana i un soci.

Certament va ser el darrer intent de ressuscitar el conreu de l'arròs a gran escala a s'Albufera.

Però la història de Paul Litauszky (1918-2016) va molt més enllà de l'episodi viscut a s'Albufera -del que sortí escaldat i estafat - i entronca directament amb la història en majúscules, la dels terribles anys de la Segona Guerra Mundial a Europa i la de les seves atrocitats.

Per això mateix, més que contar aquí algunes referències recollides de gent que els varen conèixer, és millor llegir l'entrevista que li realitzà Joan Llabrés, fotògraf de Sa Pobla,  fa un any i l'article-entrevista de Salvador Trallero, publicat el juny de 2012 a un diari d'Aragó. Ambdós són cedits amablement per Joan Llabrés i li estic molt agraït per poder penjar-los en aquesta web i completar una peça més del trencaclosques de la fabulosa història de s'Albufera.

La fotografia de Paul Litauski és de Joan Llabrés, feta pocs mesos abans de la seva mort.


Entrevista realitzada per Joan Llabrés a Paul Litauszky a Sa Pobla, l'any 2016.

 

Tú eres muy fuerte. Si, 184 cm de altura, 105-106 kg ; de joven practicaba atletismo; he intentado rebajar y llegar a los 84-85…pero amigo! He llegado a los 96 kg y unos mareos, bah! No vale la pena; tengo esta constitución y hay que respetarla.

Bueno, vamos a lo de La Albufera? Vayamos a lo de la Albufera; a propósito anteayer había libre entrada … yo no he ido, no me atrae acercarme; 55 millones de pesetas duramente ganados, y los he perdido, allí, con estos marranos; he llegado al punto crítico. Ellos querían urbanizar, yo tenía que cultivar el arroz y sin agua no puedes cultivar arroz y urbanizar tampoco se puede sin agua. Pues un choque… y después venía un lío…

¿Cuándo vienes a Alcúdia …? Tú sabes, en Marruecos en el 56 se ha producido la independencia. Yo viví en Marruecos diez años ¡y allí ganaba dinero! Y con dificultad he llegado tras pasar para invertir en España, pensando que los españoles son cristianos, europeos, nos entenderemos mejor que con los moros, porque con los moros la palabra no vale, no todos, la mayoría fatal, traicioneros.

¿Tenias experiencia en la actividad del arroz? Si! Toda la vida en Hungría, en Argelia , en Marruecos, incluso en Nigeria fuimos. Siempre este cultivo de arroz.

¿O sea que no era una aventura? No!, no, ¡y siempre ganaba dinero! Incluido en Hungría era la causa… ; hemos ganado mucho dinero, con los hermanos estábamos y mucho dinero… y mira… oye son casi que …. son ladrones, ganar tanto dinero, y mira, tenías que largarte, huir de tu país porque 20 años por lo menos me hubieran cargado…, tú has saboteado qué se yo! pues venga… pero déjalo, tanta experiencia que ni 10 libros no bastarían…

¿Qué año llegasteis aquí? En España llegamos en el 60

¿Empezasteis a preparar? Si, sabes que la Albufera (estaba) abandonada, los ingleses hacia unos 50 años, hacían muy bonito trabajo, con canalizaciones realmente admirables, pero abandonado.

¿Viniste sólo? Con mi hermana y otro húngaro, tres húngaros. La Albufera estaba muy abandonada, con 4 o 5 metros de cañaveral. Primero había que sanear, porque la albufera tiene el nivel casi igual al mar y cuando el mar sube mucho también entra en la Albufera. Sanear, desecar la tierra. Hemos puesto dos bombas enormes de 500 litros por segundo, continuamente marchando, y aun así mira, ha durado años para desecar todo este… había 1800 ha de Albufera.

¿El agua era buena? Aquí el agua tiene mucha sal. Únicamente era apto para el arroz. Sin embargo con agua dulce, que continuamente se suministraba, se podía hacer arroz, pero sólo arroz, nada más de otro cultivo.

¿Y lo del pescado? No, yo nada más tenía lo del arroz. Ja! mi futuro cuñado, porque entonces aún no lo era, decía que ya que estaba allí, el tenía derecho a pescar.

¿O sea que estuvisteis del 60 al 64? Si

¿Cuántos años sembrasteis arroz? Un año. Llegamos a desecar las tierras, unas 80 ha y fue lo que sembramos.

¿Cuántos kgs ? No mucho, 4.000 kg por ha,; justamente la sal era un problema bastante gordo la sal, la sal. Después de 5, 6 10 años hubiera sido rentable, limpio… , 8 ó 10.000 kg hubieran podido cosecharse.

¿Y el motivo de dejar la Albufera? ¡Desahucio! Intereses tan opuestos; ellos para urbanizar necesitaban agua ¡y sólo hay la de la fuente de Son Sant Joan!, que daba 3.000 litros/segundo esta fuente y uno u lo otro, en fin, no había otra manera. Y así llegó la cosa al fin.

¿Qué tipo de arroz era? El tipo de arroz lo hemos traído de Valencia, porque aquí había muy poco, para una o dos ha sí que sembraban, y ahora mismo lo hacen algunos…, pero hay muy poco.

La semilla ¿la traías de Valencia? Si.

¿Sembrabais con máquinas o a mano? La semilla era de viveros, y después trasplantábamos al campo; plantábamos a mano, con máquinas no se puede, aunque si, los japoneses han inventado algo, pero es muy especial, no lo sé… aquí se plantaba a mano, en Valencia igual…

¿Tendrías a gente asalariada? Cuando hemos plantado había unas 60 personas, ¡y no había problemas en estas fechas! La Puebla no tenía trabajo, no tenía posibilidades, algo triste, la gente, alpargatas, descalzos venían, 10 km.

La gente se iba de Sa Pobla. ¡Los hechos, qué quieres!!

¿Eran de Sa Pobla y de Muro? No, sólo de La Puebla y tenía que pagar litros de coñac porque necesitaban, para dar ánimo. La empresa estaba formada por mi hermana y otro húngaro, como capitalistas también, aunque el más fuerte era yo, el que más he gastado.

¿Gastasteis mucho dinero? Si, si, todo lo que ganamos en Marruecos lo he traído aquí y lo he invertido aquí y he perdido hasta el último céntimo, último céntimo.

¿Hablamos de cantidades muy grandes? Sí, claro. Si quieres mi opinión de los dueños de La Albufera, no interesa (l’arròs). Lo que interesa a ellos es un millón de pesetas, teníamos que pagar, el contrato ya lo decía, adelantado… Ellos tenían el 25% de la producción. Esto se ha pagado. En realidad hemos cumplido, pero después ellos venían con el conflicto de urbanización, pues a toda costa buscaban como echar fuera, simplemente. Y lo que les reprocho a esta gente precisamente es que si son normales, cristianos…, yo hubiera propuesto: Nos vamos, yo comprendo, vosotros tenéis mucho interés en la urbanización, me voy, pero lo que he gastado quiero que me lo compenséis, lo que he gastado, ¡nada más!, no quiero ganar, ni un céntimo . Hablar, si, si, hablar… pero ni un paso ; lo que interesaba era echarme fuera y nada más y me han echado fuera.

¿No llegasteis al juzgado? ¡Tenía que marcharme!, me habían desahuciado. Ha mandado la justicia, ha juzgado y han dictado sentencia que sí que tienes que marchar… cuando han puesto un candado en la casa de Beatriz, justamente , …Yo vivía allí… el último año no, cuando nos hemos casado yo he vivido en el Pto. de Alcudia. No había manera de buscar una solución, normal y justa, para ellos y para mi.

Qué significa esto? Que están podridos de materialismo puro… (Gilt!!)

Después yo he sabido que durante la guerra civil ha hecho matar a su propio suegro para apropiarse de los bienes de la familia…, después lo he sabido. Si hubiera sabido esto, hubiera apretado mano de éste individuo. Al principio tú vienes a un país, todo nuevo, no conoces nada, … pues te sorprenden las cosas…, pues sí.

¿En Huesca todavía haces arroz? Sí, he ido a Aragon i allí he ganado dinero, hasta el año pasado, hasta 220 Ha he sembrado, pero tierras malas también, una lucha titánica, tierras muy saladas, los dueños no sabían que sembrar. A los dueños el último año no les compensó arrendar las tierras, porque el estado con la PAC, les daba tanto como lo que sacaban por arrendarlas.

El agua es muy costosa en Huesca? Hay que pagar, pero no mucho. Después del fracaso de la albufera, porque fue un fracaso, ¡joder!, me fui a Huesca, por eso, por el agua. Es fundamental para el cultivo del arroz, si no hay agua no puedes hacer nada.

Y el tiempo, no hace fresco? He ido, he visto que los Pirineos están allí, esto va a suministrar agua, no había problemas de agua

No son frescos? No, si hay un verano con mucho calor, es muy parecido al de aquí, un poco frio

Y el viento? Eso sí, ¡viene el Cierzo que se llama!, viene del oeste y sopla y sopla, no hay rincón donde no penetre el aire, es muy especial. He comprado tierras, ¡pero la vida es lucha, hay que luchar!, continuamente y llegar te compensa, pero… ahora mismo me besan las manos en Aragón, al llegar de Mallorca me dicen, ¡lo que has hecho tu hace años! No ni pensar, piensa, 200 Ha son 300 bancales cultivados, permanentemente.

Muchas tierras en tiempos de Franco han expropiado para tierras para riego, tierras arenosas, barrancos, con piedras, tapar agujeros, porque el agua hay que mantener, ¡estas dos manos!, te aseguro, titánico, si no se presentaban los hombres tenía que hacerlo yo. Me gusta chicos porque lo reconocéis. El primer año todo lo que quería, todas las tierras, 1.000 Ha; pero cuando vieron que éste tío, éste húngaro parece que empieza a dominar, cartas y escritos, IRIDA…¡ hay que sacar este húngaro!, y tenemos que suministrar nosotros… anda ¡ ahora, cuando ves que se puede, porque después de tres años las tierras se han asentado y ahora sí se puede. Ahora bien, a la gente no le gusta, hay que coger pala y no le gusta, yo soy orgulloso de lo que he sudado y estas manos… resultado positivo.

Si uno ve recompensado el esfuerzo? Cien por cien, la vida es lucha, hay que luchar.

¿Cuánto saliste de Hungría cuantos años tenias, serías joven? Sí, en el Cincuenta, tenía que largarme. Esta es otra historia que…,justamente en el Cincuenta, pero he ido a Marruecos. En Hungría teníamos tierras muy buenas, allí se cultivaba todo, el arroz sólo en tierras bajas, salinas, marismas, en Asia no, allí con media ha la siembras, es diferente y con esto tienen para su consumo propio, pero si quieres industrialmente, a lo grande, las tierras son malas. En Hungría también en las malas tierras hemos sembrado arroz.

¿Hemos, tu familia ya sembraba arroz? Si, si, los hermanos, éramos un trío formidable, ya han muerto, he quedado yo sólo, hemos trabajado de manera armoniosa, una armonía los tres, eficaz, ¡fantástico!

Eres un luchador! ¡Ojalá mucha gente sea semejante como luchador, y no cuentistas, venga ganar dinero de cualquier manera. No, yo nunca he hecho ningún fraude, ni un céntimo ganar especulando.

No es justo que de un día para otro especulando alguno gane tanto dinero. Si, si, hasta tal punto que es un defecto, fíjate, a veces hay ocasiones que convendría aprovechar, cuando tienes la mentalidad centrada en esto la dejas escapar.

Hay siempre personas curiosas… Yo hablo y escribo seis lenguas, tengo el título de perito agrícola y he aprendido muchísimas cosas, la vida te enseña, tantas meditaciones, tantas meditaciones, tantas reflexiones sobre una cosa, fantástico! a mi ya no me sorprende nada. Conozco las causas y las consecuencias.

Saliste de Hungría en el 50? No, cuando el comunismo se ha instalado después de la guerra, en el 45-46.

En el 56 se han rebelado los húngaros. Si, ¡tres días han logrado ser libres!, pero mandaron 25 divisiones acorazadas y han aplastado, la Unión Soviética en nombre de la libertad, dicen… ¡joder!, libertad, democracia popular. Si te interesa algo puedes preguntar, tendrás respuesta.

Cuando me hablaste que estuviste en Siberia, porqué? Siberia no, Vorkutá conozco, ¿sabes donde es?, mil kilómetros al norte de Moscú, al Círculo Polar Norte, más arriba, esto sí que conozco, ocho meses estaba allí tratado. Sí señor, 105 kg pesaba a 56 kg que me han rebajado, ¡hueso y piel, nada más! No tenía capacidad de hacer ni diez pasos sólo, tenemos que cogernos, los otros igual, no teníamos fuerza, cogemos los tres o cuatro y adelantar diez pasos, no teníamos fuerza.

Había elecciones en Hungría, pues, unos 20, 25 mil húngaros que estamos prisioneros de guerra, ¡militares, eh!, . Nos devuelven... era un acto de propaganda.

Llegamos a mi pueblo en Szarvas, mi pueblo, Hungría y el médico…, tenia tifus en el estómago y dice, No, esto ya es terminal, no hace falta llevarlo al hospital, llevarlo a casa y poner un letrero que aquí hay un hombre con enfermedad contagiosa y nada más. Sin embargo después me he cuidado mucho, ¡no debe tomar nada de sólido porque tiene los intestinos hechos polvo!, bueno, pues leche y todo liquido y durante semanas no he tomado mas. Y aquí estoy. En un mes yo me he recuperado, la gente decía que era un milagro, si, milagro pero también voluntad, porque siempre decía ¡hay que vencer!, no hay que darse por vencido.

 

Y las condiciones climatológicas debían ser …? ¡42 grados bajo cero!. ¡Vorkutá!, Es muy famoso. 100.000 personas estaban continuamente y cada día había muertos, 100, 120 personas y después, llegado el fin de mes, faltaban 4.000 personas y volvían a traer 4.000 más, para completar ¡Hay que tener aquí 100.000!, era un sistema perfectamente perfeccionado para aniquilamiento de personas, una barbaridad, no puedes imaginar; y no he hablado nada de eso... El otro día leí que a Stalin quieren proponerle premio Nobel de paz, ¡60 millones!, exterminados, tenían 150 campos de concentración, Vorkutá era famoso entre estos campos.

El motivo por el que te llevan allá? Porque me han declarado que soy un criminal de guerra, por la sencilla razón que he luchado contra el comunismo ¿te das cuenta? Todas las tropas alemanas, húngaras que habían llevado allí, liquidadas, exterminadas. Nosotros, han dicho, tenemos que reeducar, ¡joder!

No había juicios? Qué va! 60 millones han liquidado de esta manera , en estos campos ni comer, ni asistencia médica, ni nada, ni vestido, a trabajar si, venga, y si no trabajas te pegaban un tiro y venga, qué se yo! 

No me queda claro porque sales de este campo? ¡¡Nos han llevado para morir allí!!

Pero luego sales, te dejan marchar del campo? Que va, ninguno

Pues como regresas? Porque el partido comunista húngaro necesitaba un apoyo propagandístico. Unos 300.000 estábamos allí entre varios sitios, unos 20 ò 25 mil, no se la cifra, poco más o menos nos han mandado a Hungría para este fin, apoyar al partido comunista húngaro ¿entiendes? Nada más que suerte, me quedo dos semanas más y yo no estoy aquí, eh?, con la enfermedad que tenia tifus, bah!, con la comida que te daban, los cerdos comen mejor.

Enseguida que te pones bien tu sales de Hungría? No, después con tres hermanos estábamos trabajando, y muy bonitos resultados, muy positivos, hemos ganado mucho dinero y después cuando yo he llegado a los 50, he durado unos cuatro años, con bastante eficacia.

Esto es todo? Si. ¡Ahí Juan!

 

Te puedo hacer una foto? Si.


Descarga
Paul Litauszky en el Gulag
Un sariñenense en el infierno comunista. Salvador Trallero, juny 2012.
Paul_Hungaro.pdf
Documento Adobe Acrobat 2.1 MB

Les condicions laborals de la gent que hi treballava

Quan veig la foto de dalt sempre me vé a la memòria la descripció que de les dones marjaleres i de la feina dels escuradors fan dos enginyers, a principis del segle XX, per justificar el projecte que presenten a Gual de Torrella i en el qual exposaven els futurs beneficis que reportaria l'explotació agrícola de la finca.

Aquesta va ser la realitat que conegueren els jornalers i jornaleres que treballaren a s’Albufera, i lluny de les idil·liques postals que coneixem de principis de segle XX, les fotografies recollides per Llimona en el llibre-memòria citat a dalt, de 1941, ens mostren les mateixes condicions quaranta anys més tard, en l’autàrquica Mallorca franquista.

 

“...y teniendo en cuenta que la mujer es un elemento importantísimo de trabajo, tanto por la baratura de su jornal como por su carácter humilde y trabajador, hasta el punto que hemos observado desempeñaban a maravilla las faenas más rudas, tales como la siega de arroz y otras, hay que presumir que no habrán de escasear los brazos necesarios para las faenas agrícolas de La Albufera...”

 

"El carácter del bracero de la región que nos ocupa es igualmente dócil y humilde, y su laboriosidad y sobriedad no tienen límites.El precio máximo del jornal del bracero es de 2’23 pesetas para la penosísima faena de limpieza y monda de canales, en la cual hemos tenido ocasión de verlos con agua al pecho pasar el día entero en esta ruda tarea, exceptuando los pequeños descansos (de media hora) a que el límite de resistencia de su constitución de individuos de sangre caliente y respiración pulmonar les obliga. Y conste que lo mismo realizan este trabajo en verano que en invierno."

A CREMADES,E;BENEYTO,L. Memoria descriptiva de la finca agrícola Albufera de Alcudia (en la Isla de Mallorca).Madrid 1901.BB-3248.La Real


Ex-libris o segell de Lee La Trobe Bateman